VIVIR VERDE NO ES UNA MODA ES NUESTRA RESPONSABILIDAD

Criar a tu bebé en un entorno que sea respetuoso del medio ambiente tiene múltiples beneficios. En primer lugar, los productos “verdes” tienden a tener menos sustancias químicas peligrosas para la salud de los niños, garantizando no sólo una alimentación ecológica y orgánica, sino también saludable. En segundo lugar, cuidando del mundo del bebé en el presente, te asegurarás que habrá árboles, flores y abejas para que disfrute en el planeta del futuro.
Hay muchas razones para adoptar un estilo de vida más respetuoso del medio ambiente. Una de ellas es que, en general, la mayoría de los productos que son considerados “verdes” contienen menos productos químicos y hormonas, haciendo que tu dieta y la de tu familia sea más sana y nutritiva. En una escala mayor, optar por productos orgánicos o ecológicos puede tener un impacto significativo sobre la salud de la humanidad. La población mundial continúa creciendo a un ritmo alarmante. Se estima que aumentará a más de 9 mil millones en 2050.
Esto quiere decir que si los recursos naturales del planeta estuvieran uniformemente distribuidos, lo que no es así, la población en 2050 – cuando los hijos de tus hijos están creciendo – tendrá sólo el 25% de los recursos per cápita que teníamos en 1950. Con los limitados recursos disponibles en la Tierra, es necesario que revisemos nuestros índices de consumo. Ya es hora de que optamos por alternativas más “verdes” para preservar valiosos recursos para apoyo a las futuras generaciones.
La elección de un estilo de vida más amigable con el medio ambiente no tiene que volver una odisea. De hecho, una de las mejores maneras de hacerlo es en pequeños escenarios – uno o dos pasos a la vez. Cuanto más profundos son los cambios que conseguimos, mayor es la cantidad de cosas que podemos hacer, tanto grandes como pequeñas, para mejorar nuestro medio ambiente. Es fácil sentirse abrumado, pero no hay que preocuparse, simplemente tenemos que hacer lo que esté a nuestro alcance, siempre recordando que todo ayuda.
A medida que más personas adopten un estilo de vida más “verde”, incluyendo productos biodegradables y alimentación ecológica en sus vidas, veremos un gran cambio en la calidad de la oferta de los supermercados locales y los comercios del rubro. Sólo tenemos que mantener nuestros ojos abiertos y estar atentos para darnos cuenta de que criar un bebé en un entorno natural y ecológico no debe ser una lucha.
El planeta no tiene mucho más tiempo para que la respuesta sea un rotundo sí. Existen retos que la humanidad tendrá que afrontar para mantener el planeta Tierra como nuestro hogar: pensar a largo plazo y asumir las responsabilidad de nuestras acciones en el futuro; innovación, hay que invertir en nuevas tecnologías más limpias y apostar por las energías renovables; presión demográfica, el control de la población será fundamental para equilibrar las actividades humanas, la atmósfera y el clima; cambiar los estilos de vida, la calidad de vida no tiene que ver con el aumento del consumo, tener más coches, más casas, comer más…; cuidar la tierra, la naturaleza, los árboles, los bosques, la vegetación… son fundamentales en la absorción de dióxido de carbono; instituciones fuertes, para que los pactos asumidos se cumplan; equidad, es necesario un pacto justo y sostenible para que nadie vea su desarrollo mermado; estabilidad económica, las dificultades económicas no pueden ser la excusa para que no se presten los apoyos necesarios a un cambio en la estrategia global sobre el desarrollo y el clima; estabilidad política, la seguridad no debe ser tampoco un elemento desestabilizador de la cooperación mundial para conseguir una estrategia común; y movilización social, aunándonos en una misma dirección para lograr cambiar la tendencia de destrucción por una de sostenibilidad y desarrollo global.

Fuente: http://diarioecologia.com/