UN PUENTE VERDE QUE CUBRE CONTRA LAS MALEZAS

En las últimas campañas, los cultivos de cobertura tomaron un importante protagonismo ya que demostraron sus efectos benéficos en los agroecosistemas, tales como la supresión de malezas, la protección de los suelos y el mejoramiento del ciclado de nutrientes.

En un informe agronómico, los técnicos Horacio Acciaresi y Gabriel Picapietra (ambos de INTA Pergamino), más María Victoria Buratovich (Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires) y María Eugenia Cena (Comisión Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires) analizaron los múltiples mecanismos por los cuales los puentes verdes compiten eficientemente con las malezas.

Según el informe, los cultivos de cobertura pueden interferir en el enmalezamiento de forma directa o indirecta. Entre los mecanismos directos, ellos citan que la sola presencia o los residuos de estos cultivos pueden inhibir la emergencia de malezas al atenuar las señales ambientales que le llegan a estas últimas. Por otra parte, el proceso de enmalezamiento se interfiere de manera indirecta ya que los cultivos de coberturas favorecen el crecimiento de insectos predadores de semillas de malezas.

Otro de los puntos interesantes que plantean los técnicos en su trabajo es el impacto de un único cultivo de cobertura sobre la población de malezas respecto al mayor impacto que puede ocasionar una consociación de cultivos de coberturas.

Otro doble mecanismo de control de estos cultivos es la liberación de componentes fitotóxicos (aleloquímicos) a partir de los residuos que puede inhibir el crecimiento radical de las malezas inmediatamente después de la germinación y disminuir la emergencia de las plántulas, así como también la supresión subsecuente de la emergencia de malezas por efectos físicos.

Según el estudio de los técnicos, los efectos alelopáticos tiene mayor probabilidad de ocurrir inmediatamente después del secado del puente verde que cuando el residuo se encuentra aún fresco y contiene material foliar intacto.

La ocurrencia de lluvias, dicen, al secado favorece la liberación de flujos aleloquímicos a partir de la degradación inicial de los residuos. Luego de la misma, se alcanza una descomposición total del material foliar con la mayor liberación y mayor actividad fitotóxica de los residuos.

A modo de conclusión de su informe, los técnicos aconsejan llevar adelante estudios locales para comprender la compleja interacción entre el suelo, los residuos y el ambiente y su efecto en la germinación y emergencia de malezas. De ese modo, la habilidad supresiva de los cultivos de cobertura deber ser consistente en una variedad de ambientes productivos.

Fuente: clarin.com