SOBRANTES DE RESTAURANTES SE TRANSFORMAN EN COMIDA PARA GANADO

Frutas, pollo, pavo, lácteos, verduras y más alimentos sobrantes de restaurantes o desechados en grandes superficies se aprovechan en México para darlo como alimento al ganado bovino y porcino.
La empresa mexicana Biotectra planteó la estrategia de aprovechamiento de recursos que aún se pueden salvar, para lo cual realizan una valoración de sus propiedades bacterianas, con lo que evitarán casos de intoxicación en los animales.
 
Luis José Gaviño Cruz, fundador de la organización, manifestó a medios internacionales que tiene claro el riesgo del uso de residuos perecederos, sobre todo de proteínas, lácteos y verduras, que terminan muchas veces incluidos en las dietas de vacas sin las adecuadas condiciones sanitarias.
 
Por eso, trabajan de la mano con una tecnología que elimina los virus y bacterias de los alimentos vencidos. Cuando se hace el proceso se obtiene como resultado un   producto condensado que contribuirá con la nutrición de porcinos y vacas, el cual además ayuda a mejorar su digestibilidad.
 
Biotectra también es la creadora de la tecnología que en 72 horas procesa y fermenta los sobrantes que pasan a ser aptos para los bovinos.
 
Empleados de la empresa mexicana buscan los vegetales, frutas, lácteos y pollos en las industrias alimentarias del país azteca, luego los desplazan a las instalaciones de la compañía para su tranformación. Los resultados se han hecho notar con el paso de los días, tras la reducción en los costos de producción de alimentos para el ganado, afirmó Gaviño Cruz, entre 30 y 50 %.
 
Lorena Mora, profesional en Ipiales, Nariño, de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, dijo que en la región algunos ganaderos aprovechan residuos de papa y zanahoria para darlo al hato, pero no es una alternativa nutricional que haya tomado fuerza, y se da solo cuando estos subproductos son regalados, de lo contrario saldría más costoso comprarlos frente a silos o henos.
 
Sobre la forma de suministrarlos, la profesional del FNG señaló que se lavan y pican y posteriormente se añaden en los potreros en pequeñas cantidades. “Un kilo como máximo de esos subproductos se dan al ganado”, especificó Mora. 
 
Eduar Ramírez Ospina, profesional en Neiva, Huila, de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, expresó que los ganaderos aprovechan en la región las cáscaras de las frutas o este alimento completo cuando no se puede vender para el consumo humano.
 
Luis Bernardo Villegas, gerente de la Asociación de Ganaderos, Asoganaderos, aseguró que los cítricos y residuos de flores no se descartan en las dietas de los semovientes, porque se ha comprobado que aportan proteína y son altamente digestivos.
 
“Las cosechas de las flores contienen alta proteína”, anotó Villegas que aclaró que el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, no ha aprobado el uso de estas para el consumo de bovinos.
 
Fuente: contextoganadero.com