LO ÚLTIMO EN AGRICULTURA: UNA GRANJA DENTRO DE UN ‘CONTAINER’

Los contenedores de transporte se han convertido en viviendas, arte e incluso parques de juegos. Ahora, una empresa de Boston los recicla para convertirlos en granjas móviles de última tecnología como parte de una nueva hornada de compañías que intentan llevar más innovación a la agricultura.

​Freight Farms y otras empresas de agricultura en interior intentan cubrir la creciente demanda de alimentos locales, sostenibles y de gran calidad al cultivar frutas y verduras en espacios no tradicionales como almacenes, naves industriales y contenedores.

Utilizan técnicas de agricultura hidropónica y otros métodos conocidos para cultivar plantas sin tierra e incorporar tecnología que automatiza buena parte del proceso y reduce el desperdicio.

“El sistema alimentario tiene que diseñarse en torno a tecnología y equipo que están disponibles hoy”, explicó Brad McNamara, cofundador y director ejecutivo de Freight Farms. “Se diseñó hace 100 años sin la tecnología adecuada para alcanzar el nivel que necesita. Hay que modernizar todo el sistema”.

La empresa señala que su sistema Leafy Green Machine ayuda a los agricultores a producir una cosecha cuantiosa, que equivale aproximadamente a la producción de un acre de tierra (0,4 hectáreas), utilizando un 90% menos de agua, sin pesticidas y en un espacio de sólo 30 metros cuadrados (320 pies cuadrados).

Los controles de clima, iluminación automática y sistemas de regadío, así como aplicaciones móviles para monitorear y mantener los cultivos a distancia permiten también que los agricultores trabajen todo el año con una supervisión mínima.

“Empezar una granja es pedirle mucho a una persona”, señaló el presidente y cofundador de la empresa Jon Friedman. “De modo que hemos armado un sistema que da incluso a un novato las herramientas para producir cientos de plantas y ponerlas en el mercado”.

Desde novatos

Por ahora, los clientes de Freight Farms dicen que los beneficios superan los costes, que incluyen el precio base de 82.000 dólares por el modelo de 2016, así como una estimación de entre 8.000 y 16.500 dólares anuales en electricidad, agua y materiales para cultivar.

“Lo hermoso de la Freight Farm está en su facilidad de uso y movilidad”, dijo Thomas LaGrasso III, director ejecutivo de LaGrasso Bros., un productor de alimentación de Detroit que cultiva lechuga en su unidad desde septiembre. “Cultivamos para cubrir las necesidades diarias de nuestros clientes. No puede ser más fresco”.

Lanzada en 2010, Freight Farms está considerada como una empresa pionera en las granjas en contenedores. En torno a media docena de compañías las ofrecen en Estados Unidos, como CropBox en Clinton, North Carolina; Growtainers en Dallas y PodPonics en Atlanta.

Fright Farms ha vendido 54 Leafy Green Machines, que funcionan en la sede de Google en Mountain View, California: la Universidad Stony Brook de Long Island o Four Burgers, un restaurante en Cambridge, Massachusetts.

La mayoría de los clientes emplean los cultivos compactos y de alta producción que recomienda la empresa: lechuga, plantas de hoja nutritiva como berzas, col y acelga, o hierbas como menta, albahaca y orégano, y las venden a restaurantes y tiendas locales o en mercados comunitarios, señalaron McNamara y Friedman.

Jon Niedzielski que lidera la Agencia de Servicio de Granjas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos en Massachusetts, señaló que su oficina ya ha aprobado varios préstamos para agricultores que utilizan los contenedores de Freight Farms.

Eficiencia en riego

“Los sistemas hidropónicos eficientes que necesitan poco espacio abierto pueden tener mucho sentido, especialmente en zonas urbanas con muchos clientes potenciales dispuestos a pagar altos precios todo el año por lechuga y hierbas”, señaló.

Los expertos del sector señalan que los costes iniciales y los gastos operativos anuales como electricidad para sistemas de iluminación que a menudo funcionan 18 horas al día pueden reducir los márgenes para los aspirantes a ganaderos.

Pero también sugieren avances técnicos para ayudar a que el cultivo en interior sea más factible.

“Creo que llevará algo de desarrollo hacer de estos sistemas sostenibles de verdad”, comentó Andrew Carter, consultor de agricultura urbana en Nueva York y director de la región de Norteamérica para la Asociación de Agricultura Vertical, con sede en Alemania. “Pero creo firmemente en la agricultura de interior y el cultivo a pequeña escala, y creo que proporcionará alimento local, sostenible y sano”.

​Fuente: eluniverso.com