LO MÍNIMO QUE DEBES SABER DEL SUELO

¿Qué es el suelo?

Es la capa más externa de la corteza terrestre, formado a partir de la alteración de las rocas superficiales. Estas se alteran debido a la acción del clima (erosión por el agua, el hielo o el viento), por la disolución de los elementos químicos presentes en las rocas y por la acción de seres vivos (plantas y microorganismos).

La formación de un suelo es un proceso tremendamente lento, máxime si se trata de un buen suelo agrícola profundo y fértil. Por ello se considera que es recurso no renovable, ya que su pérdida y degradación no son reversibles en el transcurso de una vida humana.


¿De qué está hecho el suelo?

Una muestra media de suelo contiene en torno a un 45% de minerales, un 25 % de agua, un 25 % de aire y un 5% de materia orgánica. Todos los componentes influyen en la calidad del suelo.

La fracción mineral del suelo procede de la alteración de las rocas del suelo. Dependiendo del tipo de roca del que procedan, las diferentes partículas minerales darán al suelo una textura característica: fina, gruesa, migajosa, rugosa o pegajosa dependiendo de la cantidad de limo, arcilla o arena que tenga. Esa parte mineral también es en gran medida responsable del pH, es decir su carácter ácido o básico.

La materia orgánica del suelo, también llamada humus, está formada principalmente por materia orgánica en descomposición. Es un componente clave en la fertilidad del suelo.

Todas estas partículas se pueden unir de distintas maneras según sea su composición, dando lugar a la “estructura del suelo”. Un suelo tiene una buena estructura cuando esas partículas se unen de tal manera que permiten la circulación del aire, pero a la vez son capaces de retener el agua (pero no demasiado) y a los nutrientes.


​Fuente: http://agriculturers.com/