LA FAO PROMETE SU APOYO A LA PAZ DE COLOMBIA

José Graciano da Silva, director de la entidad, destacó que el plan Colombia Siembra da un estímulo para la producción y la productividad, lo que redundará en mayores beneficios para los productores rurales.

El director general de la FAO, José Graziano da Silva, prometió hoy el apoyo de ese organismo de las Naciones Unidas a la paz de Colombia mediante la cooperación técnica para el desarrollo del campo, especialmente al plan “Colombia Siembra” del Ministerio de Agricultura.

Graziano se reunió en Bogotá con el ministro de Agricultura de Colombia, Aurelio Iragorri Valencia, con quien analizó las posibilidades de cooperación en materia agrícola.

“Quiero decir que la FAO va a involucrarse en apoyar los esfuerzos del ministro con el programa ‘Colombia Siembra’, yo creo que eso es fundamental”, manifestó Graziano en una rueda de prensa.
Con el plan “Colombia Siembra”, el Ministerio de Agricultura busca ampliar en los próximos tres años las áreas de cultivo del país en un millón de hectáreas para garantizar la seguridad alimentaria de la población y reducir el alto gasto en las importaciones.

Por su parte, el ministro Iragorri señaló que en la reunión con Graziano se habló de la importancia de “fortalecer el papel que tiene la agricultura familiar campesina, y la agricultura familiar en general”, en especial para grupos étnicos como los afrocolombianos.

Iragorri agregó que en un proceso de posconflicto como el que se avecina en Colombia si se firma la paz con las Farc, es importante atender las necesidades de “los 12 millones de colombianos que viven en el sector rural y que, o estuvieron invisibilizados, o por el mismo conflicto armado han sufrido las consecuencias del aislamiento”.

“Estamos en este momento en un nuevo porvenir para Colombia, para el sector campesino. Nos estamos concentrando en cooperar con el Gobierno de Colombia en la expansión productiva”, dijo Graziano, quien agregó que ya está definida la propuesta de cooperación que puede ofrecer el organismo internacional para la fase del posconflicto, donde el campo será protagonista.

El director de la FAO dijo que hay tres países de la región que tienen un gran potencial para expandir su actividad productiva sin talar árboles, que son Brasil, Paraguay y Colombia, y que una vez superado el conflicto armado se abrirán grandes posibilidades para el país andino.

“Con la paz se ofrece la oportunidad de ocupar esas tierras productivamente, de producir y generar alimentos para combatir el hambre”, señaló.

En ese sentido, el ministro señaló que Graziano recomendó al Gobierno colombiano una mayor coordinación en la toma de decisiones para que haya una “inversión integral” en las zonas golpeadas por el conflicto, porque superar el atraso del campo debe ser una tarea de todos.

Graziano explicó que la FAO es una agencia de cooperación técnica y de movilización de recursos de donantes, por lo que su propuesta de apoyo al campo en el marco del posconflicto incorporará temas como la agricultura familiar, la formulación de proyectos de desarrollo rural y acompañamiento al plan “Colombia Siembra”.

“Tenemos la firma de un convenio entre el Ministerio de Agricultura y la FAO”, manifestó el ministro colombiano, quien señaló que con ese instrumento el Gobierno espera “tener acceso a esa experiencia que tiene la FAO (…) para ser exitosos en este proceso”.

Graziano e Iragorri coincidieron en que la paz es fundamental para asegurar la seguridad alimentaria de cualquier país.

“La paz está asociada directamente a la seguridad alimentaria de los países y a resultados reales en desarrollo del sector rural. El conflicto armado es igual a pobreza e inseguridad alimentaria. La paz es igual a seguridad alimentaria y a desarrollo del sector rural”, señaló el ministro.

El director de la FAO acompañará mañana al ministro Iragorri y al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, al departamento de Casanare, en el este del país, donde será sancionada la ley que crea las Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico (Zidres).

Esta iniciativa busca fomentar proyectos productivos que beneficien a los campesinos sin tierra, promuevan la inversión de capital en el campo y fomenten la productividad de miles de hectáreas en todo el país.

Fuente: ​http://www.portafolio.co/