JÓVENES TIENEN “MUCHO CAMPO” PARA POTENCIAR LA AGRICULTURA

El campo necesita revitalizarse. No tanto en siembra, sino en quién lo desarrolle. Mientras en las ciudades la población apta para laborar está alrededor de 30 años, en el sector rural es de 48 años.

“Teniendo esto en cuenta, en una década esta población rondará alrededor de la tercera edad, lo que impactaría la productividad y el rendimiento del Agro”.

Así lo expresó Luis Fernando Ramírez, vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de La Salle durante el encuentro ‘El papel de los jóvenes en el agro colombiano’, realizado en Medellín.

“Esto se debe a una fácil migración de esta población hacia esas zonas urbanas buscando mejores oportunidades o nuevas expectativas en las ciudades”, expresó el directivo, quien añadió que se debe buscar una política de recuperación y retención de jóvenes en la ruralidad para lograr un relevo generacional en la labor agrícola”.

Sin embargo, para Ricardo Jaramillo, gerente de Expo Agrofuturo, hay una versión errónea sobre el desempleo en el campo.

“Una cosa es el empleo manual como la recolección de café, y otra decir que no hay oportunidades para los jóvenes”, indicó Jaramillo, quien sugirió que la solución es: mejorar la productividad, robotizar lo que se pueda tecnificar, generar capacidades de esos jóvenes en temas técnicos, empresariales y en desarrollo de softwares y aplicaciones.

“Los jóvenes pueden aportar mucho más allá. Holanda es el mayor agroexportador del mundo y el salario mínimo es de más de 2 mil dolares. Entonces no es que se vayan a otro sector, sino que el agro se puede desarrollar con innovación”, añadió Jaramillo.

Sin embargo, también es fundamental que esa tecnología, vaya de la mano con la capacitación. Para el vicerrector, se debe capacitar a los jóvenes rurales, de forma que haya una transferencia tecnológica que adopten procesos, que sean enlazados con la agroindustria hacia una vocación empresarial.

Opinión con la que concuerda el gerente de Expo Agrofuturo, quien indicó que para lograrlo, la industria necesitará ser un actor más activo de lo que ha sido.

“Hasta ahora solo se han dedicado a comprar. Necesitamos industrias más incluyentes con el productor, con la capacidad de enseñar, de transferir conocimiento y de ayudar a bajar créditos al productor primario”, puntualizó Jaramillo.

Añadió que, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para el 2050 se necesitará producir el doble de alimentos, por lo que se va a requerir un aumento tanto en productividad como el número de tierras.

“Solo en aumento de tierras podemos aportar un aumento del 20 por ciento, el otro 80 tiene que venir con aumento de productividad”, contó Jaramillo.

Fuente: ElTiempo.com