BIOFERTILIZANTES: VENTAJAS Y USOS DE UNA OPCIÓN ECOLÓGICA

México. Los biofertilizantes son básicamente microorganismos que viven simbióticamente con las plantas, y lejos de obstaculizar su desarrollo, apoyan su nutrición y regeneran el suelo. De esta manera se evita el uso de fertilizantes químicos que alteran el medio ambiente. La UNAM está desarrollando bacterias y hongos para generar mejores cultivos apoyados por biofertilizantes.

Esperanza Martínez Romero del Centro de Ciencias Genómicas (CCG) de la UNAM estudia el desarrollo de cultivos asociados a bacterias que las fertilizan y fijan nitrógeno. La doctora en investigación biomédica básica ha observado y estudiado la relación entre la bacteria Rhizobium y el guaje (Leucaena leucocephala), una leguminosa con arraigo en la cocina tradicional mexicana, donde se come en el huaxmole (platillo tradicional de la cocina mixteca poblana).

La Dra. Martínez Romero habla de las gentilezas del “guaje” como un árbol de rápido crecimiento que fija fácilmente 240 kilogramos de nitrógeno por hectárea al año, lo que genera una fertilización considerable, además de que sus hojas nutren la tierra.

Esta leguminosa desarrolla raíces profundas y se abastece de agua de los mantos freáticos, sin competir por el líquido de la superficie para otros cultivos agrícolas.

Como este caso existen otros muchos en donde que los microorganismos protagonizan diversas acciones benéficas para las plantas a las que se asocian y protegen a los cultivos de microorganismos patógenos del suelo, fijan el nitrógeno en el suelo, estimulan el crecimiento de la planta así como mejoran y regeneran el suelo.


Ecológicos y sustentables

El uso de biofertilizantes es una alternativa ecológica y sustentable pero la clave está en cómo hacer crecer esos cultivos, desde lo económico, si se echa mano de fertilizantes químicos el proceso es poco o nada rentable ya que la compra de esos productos se lleva gran parte del costo de producción. Desde lo ecológico, los biofertilizantes constituyen una alternativa limpia ya que no dañan el ambiente.

La Dra. Martínez Romero indicó que los avances en las ciencias genómicas han permitido descifrar los genomas de varias bacterias fijadoras de nitrógeno y utilizarlas con mayor eficiencia y es lo que precisamente ahora se está desarrollando en la UNAM.

Actualmente, la universitaria y su equipo colaboran con la Fundación Produce de San Luis Potosí, se han interesado por el uso del huaje para dotar de proteína a los pastizales con los que se alimenta al ganado.

“Todas las leguminosas que fijan nitrógeno tienen alto nivel de proteína, como el frijol, haba, lenteja y soya, pero han sido desplazadas en la alimentación moderna por carne roja y pollo, tanto en América como en Europa”, destacó la investigadora, quien recomendó consumir aquellas por ser nutritivas y poseer propiedades anticancerígenas.

Por otro lado, hoy en día los biocombustibles a partir de plantas se presentan como una alternativa para sustituir hidrocarburos fósiles. “Independientemente de cuándo se acabe el petróleo, pueden ayudar a que el crudo dure más tiempo y se use para lo más necesario, como los plásticos derivados que tienen muchas aplicaciones”, subrayó.

Así que no cabe duda de que el desarrollo de biofertilizantes es una garantía a largo plazo.

Fuente: fundacionunam.org.mx agriculturers.com